20 de abril de 2024

TV Costa

Tu Canal Regional, San Antonio

Las claves para entender el caso Trump y su posible entrega a la justicia

Cuando Estados Unidos comenzaba a prepararse para la inminente carrera presidencial de 2024, con un expresidente Donald Trump ya declarado como contendiente a la Casa Blanca en la búsqueda de su segunda administración no consecutiva, una bomba mediática explotó en el seno de la política norteamericana durante el pasado jueves 30 de marzo: la acusación contra el rubio magnate por el supuesto pago del silencio de la exactriz porno, Stormy Daniels. Dinero entregado en plena campaña presidencial de 2016 para acallar el amorío que estos dos habrían tenido años atrás.

Ahora, la ciudad de Nueva York se prepara para la posible entrega voluntaria durante este martes del exmandatario, en un hecho que ha generado dudas como si lo esposarán, si será con las manos por delante o por atrás – como un acusado cualquiera –, si lo acompañarán los miembros del Servicio Secreto designados a escoltarlo, si podrá ser candidato a la presidencia o si existen posibilidades reales de que exista una condena. A continuación, las claves para entender el bullado caso Trump.

¿Qué es una acusación en el sistema estadounidense?

La acusación es el cargo formal que se presenta contra una persona luego de que un jurado investigador formado por miembros de la comunidad – en este caso uno de Manhattan, Nueva York – vote mayoritariamente a favor de que hay pruebas suficientes para que el investigado sea acusado de un delito. En este caso, y por primera vez en la historia de Estados Unidos, se hizo contra un expresidente de la nación norteamericana, detalló The Associated Press.

¿Por qué se investiga a Donald Trump?

Si bien aún no se conoce con certeza los cargos por los que un gran jurado de Nueva York lo acusó durante el jueves pasado – donde dos personas con conocimiento del proceso dijeron bajo reserva a The New York Times que hay más de dos docenas de cargos en la acusación –, la investigación versa sobre un supuesto affaire años atrás entre la exactriz porno, Stormy Daniels (de nombre Stephanie Gregory Clifford), y el entonces magnate y aún no Presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Cuando la carrera por la Casa Blanca disputada por este último y Hillary Clinton llegaba a sus últimas semanas, en octubre de 2016, Daniels intentó vender los derechos exclusivos de la historia de su romance con el millonario político al tabloide The National Enquirer. Según The New York Times, David Pecker, el editor del tabloide y un viejo aliado de Trump, estaba buscando historias que podían perjudicar al entonces candidato, incluso cayendo en la práctica de comprar historias relacionadas con el político republicano para luego ocultarlas, detalló el medio neoyorquino.

Donald Trump y Stormy Daniels.

Sin embargo, Pecker no compró la narración. En cambio, junto al editor en jefe, Dylan Howard, mediaron un acuerdo directo entre Stormy Daniels y Michael Dean Cohen, el exabogado y encargado de arreglar los problemas de Trump para la fecha. Este último se encargó de pagar 130.000 dólares a nombre del expresidente para comprar el silencio de la exactriz porno, con el fin de acallar la historia en un momento crucial antes de la votación que finalmente llevó a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

Dicho dinero, asegura la fiscalía, fue reembolsado a Cohen por el magnate cuando este ya residía en la Casa Blanca.

¿Qué cargos busca probar la fiscalía?

La fiscalía del distrito de Manhattan, quien presentó los cargos bajo la dirección del fiscal Alvin L. Bragg, comenzó a examinar el pago de los dineros durante el pasado verano del hemisferio norte, para luego conformar el gran jurado en enero de este año.

Años antes, en 2018, Cohen se declaró culpable de, entre otros, el delito federal de financiamiento de campaña relacionados con el dinero de silencio, lo que la fiscalía interpreta actualmente como equivalente a una donación indebida a la campaña de Trump. Luego, a través de una serie de cheques mensuales, Trump habría devuelto a nombre de una empresa suya los 130.000 dólares que Cohen entregó a Daniels por orden del magnate, según el exabogado y la fiscalía.

Según los registros de la empresa, se cita un acuerdo de retención (relación contractual donde se garantiza una cierta cantidad de trabajo) con Cohen. Y si bien este último era el abogado personal de Trump, no hubo tal acuerdo de retención, y el reembolso no estaba relacionado con ningún servicio legal de Cohen, detalló The New York Times. El abogado sabía de la falsedad del acuerdo, acusación que podría ser la base del caso contra el exmandatario, afirmó el medio neoyorquino.

En la Gran Manzana, la falsificación de registros comerciales puede ser un delito menor. Pero para elevarlo a uno mayor, el fiscal Bragg y compañía debe demostrar que existió por parte de Trump una “intención de defraudar” que incluyera la intención de cometer u ocultar un segundo delito, lo que podría recaer en una posible violación de la ley electoral, cree el mismo periódico.

¿Será Trump detenido y esposado?

Desde el jueves, día en que se supo de la acusación, que el círculo cercano del expresidente ha dicho que este martes será el día en que el expresidente se entregará voluntariamente a las autoridades judiciales, evitando un dramático – e improbable, según diversos medios – arresto tradicional, con policías yendo a esposar a la persona de interés.

Una ilustración que representa el ex presidente de Estados Unidos Donald Trump en la pared fuera de la corte criminal de Manhattan. Foto: REUTERS.

Durante este lunes viajó desde su mansión en Miami hacia la ciudad que lo investiga, pasando la noche en la Torre Trump. No está claro el momento de la llegada de Trump a la oficina del fiscal de Manhattan, lugar donde iría previo a ser procesado en el edificio de los tribunales penales del distrito. Sin embargo, sus partidarios ya anunciaron una manifestación a las 11 de la mañana frente al edificio en Midtown Manhattan.

Se espera que Trump siga los pasos rutinarios de todo proceso de arresto por delito grave de Nueva York, lo que incluye ser esposado, pero aún se desconoce si se hará una excepción al ser un expresidente de Estados Unidos, lo que convierte al caso en uno inédito.

En un caso normal, a los detenidos se los esposa con los brazos por detrás, pero en casos de delitos de cuello y corbata con baja probabilidad de fuga, se ha hecho por delante. Es altamente probable, aseguró el NYT, que el Servicio Secreto acompañe al exmandatario en todo momento, considerando que la ley los obliga a protegerle bajo toda circunstancia, incluyendo desde su detención hasta su comparecencia ante el juez.

Tras este último paso, es muy probable que sea puesto en libertad bajo fianza, ya que posiblemente la acusación incluya solo cargos no violentos, agregó el periódico.

¿Qué tan posible es una condena?

Numerosos medios y analistas coinciden en que será muy difícil condenar o enviar a prisión al expresidente Trump, donde la principal defensa del magnate será apelar a la credibilidad de Cohen, central en el relato de la fiscalía y quien ya cuenta con antecedentes confesados por él mismo.

Un agente de policía observa a una multitud de seguidores del expresidente Donald Trump durante un mitin el lunes 3 de abril de 2023, en West Palm Beach, Florida. Foto: Miami Herald vía AP.

Además, el caso se podría sostener en una “teoría jurídica no probada”. De hecho, los fiscales de Nueva York nunca han combinado cargos de falsificación de registros con una violación a la ley electoral, aseguró el NYT. Y al ser territorio inexplorado desde la perspectiva judicial, es posible que un juez lo desestime o lo reduzca a delito menor.

¿Podrá ser candidato a Presidente nuevamente?

No existe ningún impedimento legal que deniegue a Trump el participar de una primaria del Partido Republicano, o a una carrera por la Casa Blanca, incluso si un juez lo condenara. Las dudas sobre si este proceso ayudará o perjudicará al rubio magnate en el ámbito electoral aún están abiertas. De hecho, The Associated Press afirmó que desde que los cargos salieron a la luz, las recaudaciones de fondos para su campaña presidencial se dispararon.