25 de febrero de 2024

TV Costa

Tu Canal Regional, San Antonio

Perro de 30 años es el más longevo del mundo tras registro del Record Guiness

Bobi, un mastín del Alentejo de 30 años y 267 días de edad y residente en el municipio de Leiria (centro de Portugal), ha sido reconocido este jueves con el Récord Guinnes por ser el perro más viejo del mundo.

«Bobi (nacido el 11 de mayo de 1992) no es solo el perro más viejo viviente, sino el más viejo hasta la fecha», publicó hoy la organización del galardón en su página web.

Explicaron que Bobi ha vivido junto a la familia Costa toda su vida en la localidad de Conqueiros (municipio de Leiria, en el distrito homónimo) y que su raza, habitualmente empleada para proteger al ganado de depredadores y conocida en Portugal como «rafeiro do Alentejo», tiene una esperanza de vida de unos 13 años. 

Han podido confirmar su edad al estar registrado desde 1992 en el servicio veterinario del municipio de Leiria y en el sistema nacional de control portugués SIAC, añade el texto.

El récord del perro más viejo con vida lo tenía hasta ahora Spike, un chihuahua de 23 años, mientras que el récord del más viejo hasta la fecha lo ostentaba Bluey (1910-1939), un pastor australiano que vivió hasta los 29 años y 5 meses.

Esperanza de vida media de entre 12 y 14 años 

Bobi es un Rafeiro de pura raza, con una esperanza de vida media de entre 12 y 14 años, recuerda el Guinness.

 «Quería que se reconociera su edad», confió Leonel Costa a la AFP. El perro fue el único de cuatro cachorros en sobrevivir. 

Costa explica la longevidad de su perro por el ambiente tranquilo en el que vive y la «alimentación variada» que recibe en casa, basada en «carne y pescado».»Siempre comió lo que comemos», subrayó.

El récord de Bobi plantea sin embargo muchos interrogantes. «No puedo decir que es imposible, pero es curioso», porque por las imágenes difundidas no parecen mostrar los signos de un perro muy viejo, como «problemas de movilidad» o «masa muscular», explicó a la AFP Miguel Figueiredo, veterinario de la clínica Joao XXI de Lisboa.