24 de mayo de 2024

TV Costa

Tu Canal Regional, San Antonio

Cambio de horario y su importancia para la salud

Director del Diploma en Higiene Ocupacional de la USM, Rodrigo Domínguez, propone nueva opción en  la materia y señala que lo ideal es seguir los Ciclos Circadianos de los seres humanos que se regulan con la luz.

Este próximo 1° de abril se cambia la hora en prácticamente todo el territorio nacional, por lo que los relojes deben retrasarse en 60 minutos, pasando de las 00 a las 23 horas y dando inicio así al horario de invierno.

Para muchas personas esta adecuación no es bien recibida, ya que comienzan a tener ciertos problemas ligados, principalmente, a los cambios en los patrones de sueño, lo que se traduce en un cansancio excesivo durante el día, disminución de la concentración e incluso trastornos alimentarios.

Por lo anterior, cuando se acerca esta fecha comienzan a surgir distintas miradas para evaluar este decreto presidencial que se aplicó por primera vez en 1968 a fin de dar solución a la crisis hídrica que existía en ese tiempo alargando los días en el verano.

Al respecto, Rodrigo Domínguez, profesor de la carrera de Prevención de Riesgos de la Universidad Técnica Federico Santa María y Director del Diploma en Higiene Ocupacional, explicó que los conflictos surgen cuando las personas deben levantarse cuando aún es de noche “en la actualidad a las 6 de la mañana aún está muy oscuro, recién está amaneciendo pasadas las 7.30 horas, los  problemas aparecen cuando el reloj biológico – que indica el momento de dormir o de estar despierto – no está sincronizado con la luz del entorno. Todo lo anterior ocurre porque tenemos una dispersión importante de variaciones estacionales que son más marcadas de norte a sur, en invierno amanece más tarde y se oscurece más temprano. En otros países como Colombia, no hay tal dispersión y no requieren hacer ningún tipo de ajuste horario”.

Ciclos Circadianos

Agregó que, en otras palabras, “no se están respetando los ciclos circadianos; éstos no dependen del reloj tradicional, es una especie de reloj interno del cuerpo que obedece a cambios de luz y oscuridad, principalmente, de la luz solar. Al inicio del día, con la luz del sol aumenta la formación de cortisol y según va pasando el día va disminuyendo en el organismo hasta la siguiente jornada. En tanto en la noche, se activa la formación de melatonina que propicia el estado del sueño, la que se produce en total oscuridad”.

La idea – añadió Rodrigo Domínguez – es que sigamos a la naturaleza, como lo hacen los animales que funcionan, en su mayoría, al ritmo de la luz-oscuridad, “por lo que los cambios de huso horario debiesen ser más flexibles, no siempre en una misma fecha determinada, sino más bien ir adaptándose al cambio luz-oscuridad, privilegiando la salud de las personas y también su seguridad, es decir, dormir de noche y estar despierto de día”.

En relación a la salud, el Director del Diploma en Higiene Ocupacional precisó que un buen dormir ayuda a la producción de melatonina, “muy importante para el organismo porque mejora la forma en que se enfrenta al cáncer. La melatonina impide la división celular y la formación de nuevos vasos sanguíneos que nutren al cáncer”.

Añadió que “en cuanto a la salud, no hay nada mejor que un dormir reparador, y si esto no se cumple por alteraciones del ciclo circadiano del sueño, el desempeño en los lugares de trabajo se ve afectado negativamente y aumenta la tasa de accidentes provocados por la somnolencia”.

Ahora, en el caso puntual de la próxima modificación, ésta será positiva por cuanto “si una persona se despierta a las 6 antes del cambio, ahora lo hará a las 7, siendo mucho más cercano a la hora del amanecer”.

Cambio administrativo

Una opción al cambio de hora comentó Domínguez, sería mantener el cambio de huso horario en invierno y modificar los horarios administrativos de lugares como colegios y algunos servicios, por lo que – por ejemplo – en vez de entrar a las 8 de la mañana, lo hagan a las 9 horas, “así no habría necesidad de un cambio de huso horario y la adaptación de las personas no sería impuesta por una norma”.