20 de julio de 2024

TV Costa

Tu Canal Regional, San Antonio

Consejeros de oposición buscan limitar el derecho a huelga en el texto constitucional

Las bancadas del Partido Republicano y de Chile Vamos buscarán limitar el derecho a huelga solamente a las negociaciones colectivas, modificando las normas que regulan la libertad sindical en el anteproyecto constitucional.

Según publicó el medio La Tercera, los representantes de la derecha cuestionan la versión redactada por los expertos, aludiendo a que amplía la huelga al sector público y que permite que pueda desarrollarse no solo en periodos legales de negociación colectiva.

Al ser consultado sobre este tema, el consejero Jorge Ossandón planteó que «a primera vista nos parece inadecuada la separación entre negociación colectiva y huelga para el sector privado, y que al mismo tiempo se promueva una constitucionalización de la paralización de los funcionarios públicos que cumplen un rol fundamental al servicio de todos los chilenos, especialmente los más vulnerables».

«Ahora bien, seguimos escuchando a la sociedad civil y a los académicos en esta materia previo a tomar una definición como bancada», dijo.

Desde el oficialismo, el consejero Alexis Cortés (PC) recalcó que «el anteproyecto es un texto aceptable en la medida en que muestra un equilibrio frágil. Parte de esa capacidad de equilibrio está dada por la consagración robusta de la libertad sindical y el trabajo decente. Respecto de la huelga lo que nosotros hicimos fue establecer una consagración coherente con lo que existe a nivel internacional y con la propia jurisprudencia nacional».

«Para lograr un equilibrio en la sociedad, sobre todo entre capital y trabajo, es fundamental que los trabajadores puedan contar con todas las herramientas para poder defender sus derechos», añadió.

Yerko Ljubetic (CS) aseveró que «sería un retroceso inaceptable. Además, de alguna manera infringe disposiciones de convenios internacionales de la OIT que Chile ha suscrito. El anteproyecto tiene una buena base de acuerdos para que posteriormente se habilite un debate democrático en el que estos derechos puedan ser regulados de un modo razonable y en ningún caso retroceder a la situación que tenemos hoy día».